Gastronomía y Artesanía

 

En Minas de Riotinto la gastronomía nos muestra un rica variedad de platos como pueden ser: morcilla guisada, chorizo a la barbacoa, morcón, asadura, salchichas al vino, menudo casero,... Otras de las comidas típicas son las migas. Preparadas con pan, sal, ajo, aceite y tocino, se come mucho en los días de lluvia de invierno. Las sopas de ajo con huevos escalfados o revueltos; los cocidos de patatas viudas, de coles con hueso de jamón, son muestra de nuestra gastronomía que aún recuerda los años de la posguerra.

También tengo que mencionar las "habas enzapatás", el cocido de acelgas con arroz y la jibias con culantro. Nuestros dulces nos recuerdan las fiestas tradicionales de nuestro municipio como son: en Semana Santa las torrijas, rosas y melojas; en Navidad, los roscos, pestiños, gañotes, también presentes en la Virgen del Rosario. Otro postre característico son las poleás elaboradas con harina, leche, canela, taquitos de pan frito y matalaúva, que calientan el cuerpo en el invierno.

 De nuestro pasado inglés nos queda Una receta del siglo XIX que trajeron los británicos a su llegada a las Minas, pollo a la inglesa de Minas de Riotinto, y  el "pudín", elaborado con pan duro o galletas, leche condesada, huevos y azúcar. Uno de los placeres cotidianos y tradicionales de nuestra comarca son las "manguaras", aguardiente que da calor para bajar a la mina. Los británicos pronto descubrieron esta bebida habitual de la gente del Andévalo: el aguardiente (AquaArdiente), un licor que se obtiene por destilación alcanzando graduaciones superiores al 50% de alcohol. Se suele beber mezclado con un poco de agua, tomando entonces el popular nombre de palomita dado el color blanco que resulta. Porque beber aguardiente seco, es cosa de hombres. Eso entendían los ingleses y lo llamaban man water. El pueblo llano lo acomodó a su lenguaje popular: manguara.

Otros platos característicos de la zona son: Gurumelos en salsa o revueltos, gazpacho, la pimentada, la carne en salsa o con tomate, atún al ajillo, el conejo con arroz o en salsa,....etc.

Los productos derivados del cerdo ibérico, la miel (de jara, romero…), la jibia con gurumelos con su característico sabor a culantro y los platos de caza son algunas de las exquisiteces gastronómicas de esta población minera.

La repostería típica, cuya base principal es la harina y la miel, incluye infinidad de pasteles y dulces caseros, estrechamente relacionados con el calendario festivo de los pueblos de la Comarca. Algunos de estos dulces típicos son los pestiños con vino cocido, cáscara de naranja, ajolí y miel, los roscos con huevo, harina, canela molida y limón, las torrijas, las “poleás”, hechas de harina, leche, canela y taquitos de pan frito, o el “pudin”, que es el único postre conocido que ha quedado como muestra de la presencia inglesa.

En cuanto a la artesanía de la localidad cabe destacar los bordados, de gran tradición en Minas de Riotinto, arrancan por influencia inglesa a finales del siglo XIX, habiéndose mantenido hasta nuestros días. La cerámica de la localidad es también muy afamada, al igual que los curiosos relojes de piedra que se fabrican en ella.