Futuro Museo del pueblo de Riotinto (Edificio Dirección)

No hay dato
No hay dato
Descripción: 

 

Responsable: José Marquez Trigo

Minas de Riotinto: El resurgir de un pueblo

» Hoy día no disponemos de referencias físicas que nos permita saber dónde estuvo ubicado el núcleo urbano que empezara a surgir en el primer cuarto del siglo XVIII. Pero la inquietud de un grupo de personas por recuperar su Historia y su Patrimonio pretende hacer que renazca en forma de maquetas y a través de la profusa documentación de la que disponen.

Huelva, tierra minera, contó en su momento con innumerables explotaciones y, por ende, con muchos poblados cercanos o inmediatos a las minas. Hoy en día, muchos de ellos ya están tristemente desaparecidos debido a las ampliaciones de las minas y, en algunos casos, apenas contamos con ninguna referencia física.

Es el caso del viejo pueblo de Minas de Riotinto, del cual hoy día no disponemos de la más mínima referencia física (afortunadamente sí documental) que nos permita saber dónde estuvo ubicado, dónde se encontraba aquél núcleo urbano que empezara a surgir a partir del primer cuarto del siglo XVIII.

Desaparecido totalmente en 1994, quedaron sepultados más de 250 años de acontecimientos históricos sobre los inicios de la minería moderna en la comarca, bajo los escombros de los estériles de la Corta Cerro Colorado, y dejaba aquellos lugares vacíos de recuerdos que aún persistían, sin embargo, en la memoria de mucha gente.

El declive de este viejo pueblo comenzó a raíz de la ampliación de la Corta Filón Sur a partir del último cuarto de siglo XIX. Pero el detonante definitivo y la excusa perfecta para los intereses capitalistas de la Compañía fue el imponente corrimiento de tierras ocurrido en la noche del 10 al 11 de enero de 1908 motivado por la gran explotación de Filón Sur y agravado por las torrenciales lluvias que azotaron el lugar aquel invierno. Declive que ya fue imparable durante casi un siglo hasta la desaparición total del pueblo en 1994.

Es a partir de la inquietud de un grupo de personas por recuperar su Historia y su Patrimonio, cuando nace la idea de hacer resurgir de sus cenizas el pueblo antiguo de Minas de Riotinto en forma de maquetas y a través de la profusa documentación de la que disponen. Para ello se elaboró un proyecto que fue presentado en público durante el desarrollo de uno de los cursos de verano de la Universidad de Huelva celebrados en la capilla presbiteriana de Minas de Riotinto, donde se expuso la idea a llevar a cabo de la reconstrucción de dicho pueblo desaparecido a través de las manos de artistas que van confeccionando las distintas partes del antiguo pueblo a una escala acorde a su implantación en los salones cedidos por el Ayuntamiento de Minas de Riotinto, para el Museo del Pueblo de Riotinto.

Además, dicho Museo del Pueblo de Riotinto, pretende contar con elasesoramiento de expertos en la materia y con los más modernos medios técnicos y museísticos para ilustrar perfectamente la historia que se quiere contar. Para que ningún visitante tenga dudas de que una vez Riotinto fue otro pueblo muy diferente al actual y que estuvo ubicado en otro lugar, donde hoy solo habitan rocas desnudas y huellas del trabajo de los mineros.

El proyecto, elaborado por José Márquez Trigo, fue presentado en el año 2013 contando en la actualidad con un gran grupo de colaboradores que trabajan de forma altruista sobre la construcción de los distintos edificios que en una época formaban parte de este desaparecido pueblo pero que hoy día perdura en la memoria y recuerdos de muchos, por lo que significó en la historia de Minas de Riotinto y que gracias al afán de estas personas en preservar este patrimonio, algún día podremos disfrutar en el Museo del Pueblo de Riotinto.

Situado en el antiguo edificio Dirección, se dotará de amplias zonas de parking, recuperación de material catalogado como BIC a modo de museo al aire libre. Conocemos al equipo que está haciendo realidad este sueño y podemos asegurar que más pronto que tarde, Minas de Riotinto y la provincia de Huelva, contarán con un nuevo espacio cultural que, no nos cabe duda, merecerá la pena visitar y admirar.

Este es un ejemplo de cómo la inquietud, la admiración y el respeto por su Historia por parte de este equipo de trabajo, supera cualquier otra traba. La mayoría de las veces la Cultura no necesita de grandes capitales, sino de gente como ellos.